¿Cree qué esta bien haberlos eliminado a Pacicca Kevin y Soto Rodrigo?

jueves, 4 de septiembre de 2008

Embarazo Adolescente

La niña"X"

video



En los últimos tiempos ha disminuido la edad en que los jóvenes se inician sexualmente y ha aumentado en forma preocupante el embarazo no deseado ni planificado de las adolescentes, con graves consecuencias personales, familiares y sociales.
Las causas más importantes de un
embarazo adolescente son: falta de información, orientación y educación sexual adecuada, carencia de control de los impulsos sexuales y presión grupal para tener relaciones sexuales a veces en forma esporádica, como una forma de demostrar que uno es más hombre o más mujer, sentirse invulnerables porque "eso les ocurre a otros y a mí no", no usar métodos anticonceptivos en forma adecuada, querer validarse frente características de soledad, inseguridad, baja autoestima o problemas familiares, ignorancia en temas de fertilidad, sentirse fuertemente enamorado y tener sexo sin protección, querer tener nuevas experiencias, sobreerotización provocada por los medios de comunicación, en especial la televisión, estar bajo el influjo de alcohol o drogas, lo cual produce una liberación del freno social, falta de afecto y comunicación con los padres, sentir temor a su reprobación, por lo cual los jóvenes les ocultan que son sexualmente activos, no tener acceso a orientación y controles médicos, etc.
Una encuesta realizada recientemente por la Universidad de Talca en jóvenes santiaguinos de 12 a 20 años, reveló que el 76% de ellos afirma que sus padres no saben que ya son
sexualmente activos, un 50% tiene relaciones en su propia casa, un 25% en autos, un 19% en fiestas. Un 50% manifiesta tener dudas o temores en relación a quedar o dejar embarazada. Además un 35% opta por el sexo casual y un 48% lo hace con una pareja estable.
Los expertos concuerdan en que existen muchos mitos y desinformación , mientras tanto se descubrió que "para muchos padres hablar de sexo con sus hijos, implica darles permiso para tener actividad sexual".
Las
consecuencias físicas y psicológicas de un embarazo precoz son todas graves, haciendo notar que muchos de estos embarazos terminan en abortos, poniendo en peligro la vida de una joven, que recién empieza a vivir.
La certeza de un embarazo provoca serios trastornos psicológicos como ansiedad, desesperación, una sensación de no tener salida, fuertes sentimientos de culpa por haber fa
llado a los padres, conflictos familiares, a lo cual se une muchas veces el abandono de la pareja o no querer asumir su paternidad, y problemas que pueden derivar en deserción escolar. Además el futuro de una
joven embarazada se ve seriamente comprometido en cuanto a sus oportunidades tanto de estudio como laborales, ocasionando una frustración de su proyecto de vida. Como si esto fuera poco, las adolescentes presentan una mayor frecuencia de partos prematuros y de bajo peso. La mortalidad en los nacimientos entre los hijos de madres menores de 17 años, triplica la existente entre madres de 20 a 29 años. También es mucho más alto el índice de lesiones cerebrales en el niño, como consecuencia del traumatismo sufrido durante el parto o de haber nacido en condiciones de prematuridad. El embarazo adolescente es un problema de salud pública y como tal debe ser abordado por toda una sociedad, prevenir es la clave, una buena educación sexual a nivel escolar y un adecuado nivel de comunicación y confianza con los padres, aumenta los índices de abstinencia y genera comportamientos sexuales responsables en nuestros jóvenes.

Esther Morales León

Psicóloga Clínica

Las cifras son alarmantes, según datos de la organización Teenpregnancy, 3 de cada 5 jóvenes hispanas quedan embarazadas, por lo menos una vez, antes de los 20 años. Para contrarrestar esta situación y dar una mano tanto a los jóvenes como a sus padres, Teenpregnancy brinda una ayuda real que está a tu alcance.



El 40% de mujeres en países en vías de desarrollo tiene un parto antes de cumplir 20 años. Muy pocos de estos embarazos son planeados o deseados por las adolescentes. Muchas de ellas son forzadas por las presiones sociales a tener matrimonios tempranos y embarazos tempranos, o son resultado de adolescentes a las que se les negó libre acceso a anticonceptivos. El embarazo en adolescentes puede tener consecuencias adversas para la salud tanto de corto plazo como de largo plazo. En el corto plazo el resultado del embarazo será muy probablemente desfavorable. Una razón es biomédica. La niña adolescente embarazada es más propensa a sufrir toxemia de embarazo y desproporción cefalo-pélvica cuando los huesos de la pelvis no se han desarrollado completamente. y tiene más probabilidades de tener un bebé con bajo peso de nacimiento. Otro tipo de consecuencias a largo plazo son las fístula obstétricafístulas obstétricas, que a consecuencia del trabajo de parto prolongado u obstruido, es un orificio entre la vagina y la vejiga o el recto, lo cual causa que la mujer padezca de incontinencia crónica. Este padecimiento afecta a más de dos millones de niñas y mujeres en todo el mundo y se estima que cada año se agregan entre 50.000 y 100.000 nuevos casos.

ATINA Haz lo que quieras

video

¿Cómo afecta la salud de la madre adolescente a su bebé?

Algunas adolescentes deben cambiar su estilo de vida para mejorar sus probabilidades de tener un bebé sano. Una dieta poco sana, el hábito de fumar y el consumo de alcohol y drogas pueden aumentar el riesgo de que el bebé nazca con problemas de salud como, por ejemplo, bajo peso al nacer (menos de 5.5 libras o 2.5 kg).
Las adolescentes embarazadas tienen más probabilidades de fumar que las mujeres mayores de 25 años de edad. En 2004, el 14.2 por ciento de las adolescentes de 15 a 19 años fumaron, en comparación con el 10.2 por ciento de todas las mujeres embarazadas.1,5 El fumar duplica el riesgo de una mujer de tener un bebé de bajo peso al nacer y también aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo, nacimiento prematuro y nacimiento sin vida del bebé.6
Entre las madres de todas las edades, las adolescentes componen el grupo en el que hay menos probabilidades de que reciban atención médica prenatal a comienzos de la gestación y de manera regular. De 2000 a 2002, el siete por ciento de las madres de entre 15 y 19 años en promedio comenzó a recibir atención prenatal en una etapa avanzada o no tuvo supervisión médica alguna (en comparación con el 3.8 por ciento correspondiente a los grupos de todas las edades).7
Las madres adolescentes corren mayor riesgo que las mujeres de más de 20 años de tener complicaciones durante el embarazo, como parto prematuro, anemia y alta presión arterial.8 Estos riesgos son incluso mayores cuando tienen menos de 15 años.8• Todos los años, más de nueve millones de adolescentes de 15 a 24 años de edad contraen infecciones de transmisión sexual, sobre un total de 19 millones de casos nuevos informados.9 Estas enfermedades incluyen la clamidia (que puede causar esterilidad), la sífilis (que puede provocar ceguera y la muerte de la madre o del bebé) y el VIH (el virus que causa el SIDA; el tratamiento durante el embarazo reduce considerablemente el riesgo de que la madre infectada transmita la infección al bebé).

¿Cuáles son los riesgos para la salud de los bebés de madres adolescentes?

Los bebés nacidos de madres adolescentes tienen más probabilidades de sufrir ciertos problemas serios y la muerte que los bebés de madres adultas.
Los bebés de madres adolescentes tienen más probabilidades de morir durante su primer año de vida que los bebés de madres de entre 20 y 40 años de edad. El riesgo es mayor para los bebés de madres de menos de 15 años de edad. En 2004, 17.1 de cada 1,000 bebés de mujeres menores de 15 años murieron, en comparación con 6.8 de cada 1,000 bebés de mujeres de todas las edades.10
En el año 2004, el 9.9 por ciento de las madres de entre 15 y 19 años dio a luz bebés de bajo peso, en comparación con el 8.1 por ciento correspondiente a madres de todas las edades. El riesgo es mayor para las adolescentes más jóvenes: el 11.6 por ciento de las madres de 15 años tuvo bebés de bajo peso en 2004 (18,274 nacimientos, 2,124 de bajo peso), comparado con el 9.4 por ciento de las madres de 19 años (164,045 nacimientos, 15,376 de bajo peso).1
Los órganos de los bebés de bajo peso al nacer pueden no estar totalmente desarrollados. Esto puede derivar en problemas pulmonares, como el síndrome de dificultad respiratoria, hemorragias cerebrales, pérdida de la vista y problemas intestinales graves. Los bebés de muy bajo peso al nacer (menos de 3 1/3 libras o 1.6 kg) tienen casi 100 veces más probabilidades de morir durante su primer año de vida que los bebés nacidos con peso normal; en los bebés de peso moderadamente bajo al nacer (entre 3 1/3 y 5 1/2 libras, o 1.6 y 2.5 kg) las probabilidades son de más de cinco veces.

¿Con quién hablas sobre este tema?